Seleccionar página

Como puedo divorciarme de mi pareja y que mis hijos no sufran

– Como evitar el sufrimiento de los pequeños

Muchas parejas confiesan que no se separan para que no afecte a sus hijos, es más, esperan hasta la mayoría de edad para poder efectuar un divorcio.

Pero ¿sabías que es peor el remedio que la enfermedad? Este tipo de situaciones ocasionan un conflicto interno en el pequeño que puede ocasionar graves consecuencias cuando es adulto. Desde DivorcioX aconsejamos mirar ben la situación y tomar cartas en el asunto.

business-05

Como afecta a un hijo el divorcio

Debemos comprender que el pequeño puede notar que su hogar ha quedado roto y sufren frases hirientes, las disputas y el ambiente hostil además de aprender conductas pocos constructivas que podrían comprometer su futuro.

No obstante, existen una serie de consejos básicos para afrontar un divorcio con hijos.

En muchas ocasiones se toleran este tipo de situaciones por la típica frase de “hasta que la muerte nos separe”, cosa que no siempre beneficia.

Si por algún motivo vamos a efectuar el divorcio, debemos tener en cuenta que se deben evitar a toda costa las discusiones sobre la separación delante de los más pequeños. Este tipo de situaciones ocasiona que los más pequeños se terminen culpando de la separación de sus padres con las secuelas que esto ocasiona.

Debemos dialogar adecuando la conversación con los más pequeños sobre los posibles motivos del divorcio, de manera que entiendan que el derecho a la felicidad sobre el que se sustenta el divorcio, nada tiene que ver con el amor materno o paterno.

No debemos condenar a los más pequeños al abandono afectivo con tal de evitar los encuentros con la expareja. Es muy importante que el vínculo padre-hijo se vea roto a causa de la separación, pues el vínculo es de por vida.

No debemos usar a los pequeños de espías que informen que hace o deja de hacer la otra parte, ni hacerlos rehenes del cariño para conseguir negociaciones ventajosas. En caso de existir un régimen de visitas debemos pensar que debemos satisfacer las necesidades de estos pequeños y no perder la perspectiva del menor.

Resulta imperdonable condenarlos al abandono afectivo con tal de evitar los encuentros con la expareja. Es importante que, por difícil que sea la ruptura, el vínculo padre-hijo no sufra más de lo que la propia separación implique. Ese vínculo, a fin de cuentas, sí es para toda la vida.

 

Consejos para divorciarse sin afectar a los hijos

W

Los hijos no son culpables de los conflictos.

W

A pesar de la distancia, deben conocer que contarán con tu cariño.

W

El bienestar, la seguridad y salud de los hijos merecen dejar a un lado los rencores.

Los hijos no son culpables de los conflictos.

Debemos dar siempre por sentado que bajo la perspectiva de los más pequeños, pueden llegar a sentirse culpables de la nueva situación que se está viviendo en el hogar.

Debemos dejar bien claro a los más pequeños que no sufrirán cambios sobre la forma en que los tratamos y que no son culpables bajo ningún concepto sobre la nueva situación.

 

A pesar de la distancia, deben conocer que contarán con tu cariño.

Sabemos de primera mano que a veces, un miembro termina viviendo un poco más lejos del más pequeño. Pues debemos dejar constancia de que sigue siendo nuestro pequeño tesoro y que lo queremos ahora más que nunca.

Siempre quepodamos, debemos hacer muestras de afecto y dejar constancia de que no nos olvidamos de ellos. De esta forma evitaremos un poco más el pensamiento en el pequeño que son culpables.

 

El bienestar, la seguridad y salud de los hijos merecen dejar a un lado los rencores.

No debemos usar a los pequeños como un arma en contra de nuestra expareja, debemos tener en mente todo el rato que este tipo de comportamientos tóxicos sólo afectarán de forma negativa al hijo.

Debemos priorizar su bienestar ante nuestro rencor, y tener en cuenta que este tipo de actos afectan de forma muy negativa a nuestros hijos.

 Recuerde que somos abogados especialistas en divorcios en Madrid y que esta serie de consejos se deben tener en cuenta para no afectar al hijo.

 

Comenzemos!