Seleccionar página

Divorcio de mutuo acuerdo

La forma más notoria de disolver el vínculo matrimonial

– Divorcios de mutuo acuerdo

El procedimiento de divorcio, como es notorio, es la forma más notoria de disolver el vínculo matrimonial previamente contraído por personas con esa capacidad, es decir, es eliminar la eficacia del matrimonio desde el momento en que haya una resolución inscribible en el Registro Civil que ponga fin al procedimiento iniciado previamente. 

business-05

Pasos a seguir

El término acuñado por los medios de comunicación que se refieren a “divorcio exprés”, se refiere -de manera coloquial- al proceso nacido a raíz de las modificaciones legislativas del año dos mil cinco introducidas en esta materia. Esta nueva nomenclatura se concede así por la disminución de los plazos de tramitación hasta la resolución del procedimiento.

En este caso, las notas diferenciadoras más notorias del divorcio exprés respecto al divorcio convencional son:

Tramitación rápida:

Se puede tramitar íntegramente  en un plazo de unos tres meses siempre que concurra mutuo acuerdo.

Sin periodo de separación previo:

Ya no se exige un largo periodo de separación previa como se exigía antes del año dos mil cinco.

Sin explicaciones:

Tampoco  es preciso que coexista una causa concreta, siendo la voluntad de ambos o uno solo de los cónyuges motivo suficiente para instar judicialmente la ruptura, además, desde la reforma de la ley 15/2005 solo es necesario que transcurra el tiempo que anunciábamos en el punto primero.

Proceso

W

Contacto con equipo de abogados

W

Apertura del expediente

W

Presentación de documentación

W

Tramites oficiales

W

Resolución definitiva por escrito

Ultimo recurso

La actualidad legislativa ha conseguido adaptarse a la actual sociedad, que determina de manera natural que si una crisis matrimonial es irreparable, no debe perpetuarse en un lento y agonizante proceso que desgaste todavía más las relaciones entre los cónyuges y el resto de familiares. Por supuesto, el llamado divorcio expréss, no puede, ni debe, suplir el que será el elemento más importante a la hora de tratar una crisis de esta dimensión, que no es otro que el sentido común. Si los cónyuges entienden que ya no es posible perpetuar su matrimonio, éste último elemento será siempre el factor más a tener en cuenta.

Comenzemos!