Seleccionar página

Trataremos en este artículo la disyuntiva de lo que ocurre con la propiedad o titularidad de la vivienda, en caso de divorcio, si ésta se adquirió antes de contraer matrimonio. Las particularidades del asunto varias ostensiblemente respecto a si la vivienda se hubiera comprado por mitad una vez celebrado el matrimonio.

Muchos se preguntan qué pasa con la propiedad prematrimonial en caso de divorcio y es por eso que, a continuación, vamos a explicar y resolver las dudas que surgen sobre la adjudicación de la vivienda tras el divorcio, existen muchas variables y la titularidad varía según se trate de un caso u otro.

La titularidad de la propiedad variará según se hubiese comprado antes o después del matrimonio.

¿Qué pasa con la propiedad prematrimonial en caso de divorcio?

La propiedad matrimonial en caso de divorcio varará según la titularidad antes durante y después. Así, el titular de la propiedad será el cónyuge que fuese el titular de esta en el momento de su adquisición, hasta que se liquide el régimen económico.

  • En primer lugar, en el caso de que la vivienda pertenezca a uno sólo de los cónyuges, con carácter privativo, éste seguirá siendo su titular una vez consumado el divorcio.
  • En segundo lugar, si los dos cónyuges fuesen los propietarios con carácter privativo, sin importar el porcentaje que se atribuya a cada uno, ambos seguirán siendo titulares de la propiedad en el mismo porcentaje de antes del divorcio. Es una opción común, llegados a este punto, el adjudicar el inmueble a uno sólo de los cónyuges a través del equilibrio económico de la compensación, previa tasación de la vivienda que se adjudicará.
  • En tercer lugar; y en complemento a lo anterior, si la casa pertenece a ambos cónyuges con carácter ganancial, conforme al régimen matrimonial. La titularidad de la vivienda será de ambos en proporción al valor de las aportaciones respectivas.
  • En cuarto lugar; Si el inmueble era de ambos cónyuges (titularidad compartida) con carácter privativo o ganancial; O bien se extingue la comunidad entre ellos o se liquida la sociedad de gananciales y la propiedad pasa a pertenecer al cónyuge que resulte adjudicatario.

Si sólo pertenece a un cónyuge éste será el titular de la propiedad, en caso de que ambos fuesen titulares, se aplicará una opción u otra según sea el caso.

Mujer consultando su abogado de divorcio

¿Qué pasa con las cantidades pagadas antes del matrimonio?

Así, el inmueble comprado con anterioridad a la celebración del matrimonio tendrá carácter privativo en proporción a las cantidades que abonó en el momento anterior a la unión. Además, el coeficiente de la vivienda que se abonó durante la vigencia del matrimonio debe integrarse en el inventario de bienes como propiedad de la extinguida sociedad de gananciales, y lo será en la proporción del dinero abonado durante la vigencia del matrimonio y el régimen de gananciales.

Las cantidades pagadas durante el matrimonio se integrará en el inventario de bienes como propiedad extinguida.

mujer preocupada por su vivienda

¿Qué sucede con la propiedad en caso de manutención?

La atribución de la vivienda habitual a uno de los cónyuges para la vivienda y manutención de un hijo del matrimonio es independiente de la propiedad, y este usufructo en nada modifica la titularidad del inmueble, y no se considera un usufructo puro, ya que no se puede arrendar, pudiéndose solo destinar al uso para cubrir la necesidad de vivienda.

No dude en consultarnos si se pregunta qué pasará con la propiedad prematrimonial en caso de divorcio, somos expertos en divorcios rápidos de todo tipo de caso y situaciones. 

En caso de divorciarse con menores o mayores de edad dependientes, es importante informarse de forma previa sobre la custodia compartida y vivienda y resolver todas las dudas que puedan surgir con su abogado, nosotros somos expertos en divorcio express madrid, no dude en consultar cualquier tipo de duda.

En caso de manutención el uso de la vivienda puede ser destinado únicamente para cubrir la necesidad de la vivienda.

business-05

Comenzemos!